El Hotel Piedra Blanca nace en el año 1934, convirtiéndose en el primer
hotel de Merlo y sus alrededores, de la mano de Don Sem Tempestini, un
fuerte comerciante de Santa Rosa del Conlara.
Don Sem Tempestini adquirió las tierras a la Flia. Carrizo, que eran
propietarios desde la intersección de Av. De los Incas y Dos Venados para
arriba, denominándose ésta zona como Los Mimbres, la cual era utilizada por
los habitantes de Merlo y sobre todo por los comerciantes de Santa Rosa del
Conlara (por aquel entonces una ciudad próspera debido al ferrocarril y la
producción de leña y carbón a costillas de la tala indiscriminada de los
algarrobales) como balneario y lugar de picnic, en donde las mujeres y
hombres tenían sectores específicos para usar el arroyo, no pudiendo
compartir los mismos sectores. Una anécdota algo graciosa de la época, es la
que cuenta que el poeta Lugones se bañaba desnudo, lo cual causaba
asombro y vergüenza a la población.
En donde hoy se encuentra el Hotel había una casa o casco de estancia de la
Flia. Carrizo, que servía como paraje a estos excursionistas.
El Hotel fue concebido con habitaciones con baños compartidos y habitaciones
con baño privado como se estilaba en esa época. Los baños contaban con
bidet, artefacto que no era de uso común para la época ni para la zona, y
estaba equipado con mobiliario de lujo en sus habitaciones y áreas comunes,
como por ejemplo muebles de cedro y roble de estilo clásico. Éste mobiliario
fue saqueado en la época de decadencia del Hotel mientras pasaba de mano
en mano: del Sr. Tempestini pasó al Sr. Andreoti, de Andreoti pasó al Sr. Alaniz
y del Sr. Alaniz a la Flia. Silva; y de la Flia. Silva a la familia que actualmente
posee el Hotel. Entre cada traspaso se fue perdiendo mucho, y cuando llegó a
los dueños actuales solo se pudo rescatar unos pocos elementos de valor
histórico.
El Hotel, en sus comienzos estuvo administrado por Pedro Andreoti (hotelero
de profesión) y su mujer, Angelita Galante, que estaba a cargo de la AA y BB,

ambos oriundos de Villa Mercedes, San Luis. La cocina del Hotel era famosa
por su gastronomía.
Desde el punto de vista social, en el Hotel funcionó un casino con ruleta, dados
y cartas. También se hacían bailes públicos en una de las terrazas, con
orquestas en vivo, a los cuales asistían los huéspedes y reconocidos vecinos
de Piedra Blanca, Merlo y alrededores. Debo destacar que para aquel entonces
Piedra Blanca era mucho más importante que Merlo, ya que contaba con 700
habitantes contra 500 de la Villa.
Otro dato interesante es que aquí funcionó el primer teléfono público de toda la
región. Existe hoy en las instalaciones la cabina original donde funcionó éste
servicio.

Ocaso del Hotel
Con el comienzo de la Segunda Guerra Mundial comienza el ocaso de
Hotel, dado que en el país empiezan a escasear los neumáticos y repuestos
para automóviles, esto repercute directamente en la ocupación del Hotel, ya
que la mayoría de sus clientes eran de Buenos Aires, los cuales se trasladan
aquí en auto. Si tenemos en cuenta los automóviles de la época y las
condiciones de los caminos, es muy lógico que esto haya sucedido. Esto desde
el punto de vista del turismo lo podríamos catalogar como un factor aleatorio.